Cayó la Gran Babilonia

Cayóelapocalipsis la Gran Babilonia

No es casualidad que se nos haya revelado ahora el mensaje profético del Apocalipsis, oculto durante casi dos mil años.
Para este momento concreto había sido escrito, y por ello podemos ver ya desvelado todo lo que parecía un misterio.

En este caos en que la misma Palabra de Dios es cuestionada por muchos para adaptarla a la mente o conveniencia de los hombres, Dios ya había previsto y determinado descubrir todo el Apocalipsis en estos tiempos tan difíciles, para guiar a su Iglesia. Así, ante la gran tribulación final (que también anuncia el Apocalipsis) las ovejas del Buen Pastor, guiadas por la Verdad, encontrarán la fuerza y la fortaleza para vencer sobre los acontecimientos que a muchos harán sucumbir.

“Cayó la Gran Babilonia”, podría ser un libro polémico visto desde el prisma humano, dado que descubre la realidad de las iglesias a las que el Señor corrige en estas revelaciones; porque ninguna es perfecta, como se ve también en “Las Cartas a las Siete Iglesias”.

Dios las llama con su infinito Amor a buscar la Verdad sólo en Él, y a erradicar de ellas las construcciones humanas para que se eliminen sus diferencias y sean una única iglesia, la de Cristo.

Quien escribe este libro no habría podido entenderlo nunca por sí misma, pues todos como pecadores estamos limitados. Por esto he de añadir que aunque a simple vista este libro te parezca un estudio, lo cierto es que es fruto de la gracia de nuestro Dios para con nosotros. Es el Señor quién me hizo ver, me fue guiando y enseñando todo el Apocalipsis signo a signo, versículo a versículo, y luego me hizo ver la forma de ordenarlo para que fuera mejor comprendido por los demás. La gloria es para Él, y no es por mérito humano.