Alerta para las iglesias

Alerta para las iglesias

Ante la confusión del mundo y los escándalos que hoy se dan entre los cristianos, y entre algunos de los que públicamente figuran como representación de la Iglesia de Cristo, Dios trae Luz a su amado pueblo.

Toda esta revelación es un toque de alerta; nos quiere despertar, y también viene a consolar a todos los que de alguna forma han sido dañados por los errores que han visto emanar como si procedieran de la Iglesia. Quiere ayudar a los que están desengañados, a los atribulados, a los escandalizados, a los conformistas y  a los que se sienten impotentes para afrontar esta situación ante los hechos que supuestamente se desprenden de la Iglesia, pero que en realidad no son de la Iglesia, sino que son adherencias provenientes de las construcciones humanas en ella.

Y son tantas las construcciones que han sido erigidas por los hombres en ella, que han dado como resultado “La Gran Babilonia” o “la Gran Ciudad”. El Apocalipsis profetiza que “La Gran Babilonia” será destruida por la poderosa Luz que una vez más, Dios envía a su pueblo. Y pide con Amor y ternura a todos los que están en ella: “Salid de ella pueblo mío no sea que os hagáis cómplices de sus pecados y os alcancen sus plagas” (Ap.18,4-5).

“La Gran Babilonia” va a caer porque en los hijos de Dios se hace finalmente la Luz. Y la Luz echará fuera todas las oscuridades y engaños infiltrados por el enemigo en la Iglesia.